jueves, 6 de noviembre de 2014

CUIDADO CON LAS TRADUCCIONES DE BARCELONA


Por esa “lógica” suicida que impera en la vida pública española, se da la paradoja de que concentramos las ediciones en español donde el español está prohibido. Quien de una ojeada a lo que se enseña a los niños en las escuelas catalanas, comprenderá las declaraciones del c ónsul español en Perpiñán (catalán, por cierto), que se queja de la educación deformante y limitadora que reciben sus hijos. Es repugnante que a los niños se les diga que Cataluña fue el mayor imperio de la historia, que Colón salió de un pueblo de Cataluña, que el etimo de América es catalán y muchísimas barbaridades de ese estilo. De que Tarragona fue capital de la mayor parte de España hace ya dos mil años ni de que hubo una Guerra de Sucesión no cuentan nada.

Uno de los más perniciosos problemas que acarrean las mentiras impuestas por la generalitat y la no enseñanza del español es la de los editores. En cada editorial hay un profesional, que llaman “editor”, que se encarga de “revisar” los originales. Hace al menos diez años que esos “editores” cometen barbaridades increíbles, emborronando los originales límpidos que se les da a revisar cambiando verbos correctos por verbos erróneos usados popularmente en Barcelona o llenando los textos de adjetivos inútiles y de tantas preposiciones, que convierten  muchas frases en pleonasmos. Se supone que para estos cargos las editoriales contratan a “filólogos”, pero son filólogos que han estudiado el español como un alemán o a un ruso, sin usarlo habitualmente. No se puede dominar literariamente una lengua si no se la conoce a fondo con el uso.

Lo más llamativo son las traducciones. No se sabe si lo harán los traductores o los citados “editores”, pero es muy frecuente que al traducir novelas históricas extranjeras, si en el original se cita “Reino de Aragón, lo sustituyen por “Cataluña”. Nadie encontrará en la verdadera historia alusiones políticas a Cataluña, sino al Reino de Aragón y, en todo caso, al Condado de Barcelona. Nadie avisa a los autores de tal tergiversación, de modo que las editoriales falsarias (casi todas las de Barcelona, que son la mayoría en España) tratan de convencernos a todos los hispanohablantes  (55 millones) de que Cataluña era un estado en la Edad Media.
ES URGENTE QUE BARCELONA DEJE DE SER LA MECA DE LAS EDICIONES EN ESPAÑOL

Málaga se mueve

CLUB BELLAS ARTES MÁLAGA
Twitter: @malagaporsi
Participa  malagaviva@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada