miércoles, 4 de diciembre de 2013

NABOS LUNARES

Nabos lunares
La NASA pretende plantar estos y otros vegetales en la Luna a partir de 2015

DIARIO SUR
Mientras algunas iniciativas ya han reclutado a varios valientes para un viaje sin retorno a Marte, la comunidad científica debate la viabilidad de las colonias espaciales. Mientras algunos aventurados visionarios ya hablan de acuñar monedas y sistemas de pago para las transacciones más allá de la atmósfera y de urbanizar el suelo extraterrestre con complejos turísticos y campos de golf, otras investigaciones escrutan las posibilidades de llevar y, sobretodo, mantener vida lejos de la Tierra. La última iniciativa en este aspecto ha surgido por parte de la NASA que quiere crear un auténtico huerto en la Luna a partir de 2015, cuando pretende enviar semillas de nabos, albahaca y de unas hierbas conocidas como Arabidopsis.
El objetivo de la agencia espacial estadounidense es obtener información sobre la supervivencia de plantas en un entorno como el del satélite y comprobar si el ser humano podría acabar viviendo o trabajando allí. "Si enviamos plantas y prosperan, entonces es probable que pueda", indica la NASA en un texto publicado en su página web. Según se explica en este mismo comunicado, las plantas serán necesarias para el soporte de la vida de futuros colonos, porque pueden proporcionar alimento y oxígeno, pero, además, proporcionan "comodidad psicológica", según se desprende de estudios realizados en la Antártida y en el programa de la Estación Espacial Internacional (ISS).
Para llevar a cabo este proyecto, que tendrá lugar en 2015, los expertos están desarrollando una cámara de crecimiento sellada, que puede soportar la germinación en un período de 5 a 10 días en una nave espacial en la Luna. En el interior del contenedor, un papel de filtro con nutrientes disueltos propiciará que, alrededor de 100 semillas de Arabidopsis, 10 semillas de albahaca y otras 10 de nabos, puedan desarrollarse como en la Tierra. La intención de los científicos es que, al aterrizar en el satélite un disparador lance un pequeño depósito de agua que humedezca el papel de filtro y ahí comience la germinación de las semillas. A partir de ahí, las plantas serán fotografiados en intervalos y se compararán con unas que se han plantado en los laboratorios de la agencia espacial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada