miércoles, 11 de septiembre de 2013

LA INDUSTRIA MALACITANA DURANTE LA DOMINACION CARTAGINESA


El año 573 a.c la capital fenicia de Tiro cayó en el poder de Nabucodonosor II, con este hecho la hegemonía fenicia en el mediterraneo terminaba, y todas sus colonias y factorías a lo largo y ancho del Mediterráneo pasaron a manos de los Cartagineses, entre ellas Malaka.

Hasta ese momento la ciudad de Malaka había prosperado bajo la tutela fenicia, los cuales se llegaron a mezclar con los indígenas íberos Turdetanos y Bastetanos. Con ellos los procesos productivos mejoraron, se acuñó moneda y el comercio floreció.


Las principales industrias malacitanas en aquella época eran:

Industria Conservera y de Salazones de Pescado (Garum, principal producto elaborado y exportado).
Industria Pesquera.
Industria Naviera.
Metalurgia y Minería.
Agricultura (Olivo, vid y sus derivados, aceites y vinos).
Ganadería.

Fruto de esa producción, los fenicios exportaban estos productos por toda la ribera del Mediterráneo, importando e introduciendo en Malaka otros productos elaborados en otros sitios.

Fue la hegemonía en el comercio del Mediterraneo lo que lanzó a los Cartagineses contra ellos para controlarlo.

Dado que los Cartagineses eran básicamente fenicios, algunos de los restos hallados en la provincia pueden ser de unos o de otros. En el periodo cartaginés, la economía, industria y comercio siguieron los patrones fenicios.


IMPERIO CARTAGINÉS
Hay civilizaciones tan desconocidas que cuando pensamos en ellas caemos en la equivocación de juzgarlas de modo desenfocado. Un ejemplo de ello es la civilización cartaginesa. La ciudad de Cartago fue fundada en el año 825 a.C.; con el tiempo, llegó a desarrollar una civilización impresionante que dominó el mundo antiguo. Con grandes marinos y hábiles hombres de negocios, sus colonias se extendían desde Egipto hasta España, formando un imperio. Enfrentados al Imperio Romano, derrotados por estos, se diluyeron sin poder recuperarse de la derrota y su memoria se perdió para siempre. Pero muy al contrario que los romanos, su cultura se enriquecía por comerciantes que surcaban todos los puertos del Mediterráneo. Sus ciudades contaban con casas de hasta seis pisos de altura, abundantes baños públicos y un sofisticado alcantarillado. Lu república, muy desarrollada, era eminentemente civil: los puertos militares no podían estar junto a los civiles o comerciales. Impulsores de las producciones que les proporcionaban abundantes alimentos frescos, desaparecieron con su derrota en Hispania, dando paso a la barbarie. Si ellos hubieran sido los vencedores, el mundo sería muy distinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada