domingo, 11 de enero de 2015

DICTADURA SEVILLANA. ES INDISPENSABLE QUE MÁLAGA SE LIBRE.

Lo que ocurre en Málaga tal vez no ocurra en ninguna parte. España alcanzó la democracia muy a duras penas, tuvimos que morir, sufrir en cárceles o exiliarnos, y al final, lo conseguimos con demasiado sudor y sangre. Pero una de las principales ciudades de España vive un régimen claramente dictatorial. 

MÁLAGA NO ES LIBRE.



La junta la fundaron los sevillanos Alfonso Guerra y Felípe González con el claro fin de que Sevilla se beneficiase de la explotación de otras siete provincias. Esa es una verdad que cualquier examen actual verifica: 1-Proporción MUY DESPROPORCIONADA de los presupuestos, 2-Costo dilapidador de una burocracia gigantesca, y no justificada, centralizada SÓLO en Sevilla para animar la economía de esa ciudad. 3-Centralizaciuón absurda de organismos, contradiciendo la “filosofía” con que se justificó su fundación: “acercamiento del gobierno a sus funciones”. La junta fundó una “agencia del agua”· exclusivamente para llevarse la Confederación Hidrográfica de Málaga a Sevilla, aunque ellos no tienen competencias sobre el Guadalquivir. La Confederación Hidrográfica es un expresivo ejemplo de los abusos de Sevilla, y más si añadimos la expropiación de la Cónsula, un edificio de propiedad municipal con una escuela de creación malagueña, que ahora Luciano Alonso desvirtuará para minimizarla y someterla a la escuela de hostelería de Sevilla.


Desde su fundación, la dictadura sevillana tiene el mandato de reducir Málaga a la condición de aldea y por ello, obstaculiza o impide todo intento de que busquemos prosperidad: Aunque Málaga tiene muy poco territorio propicio para el urbanismo, la dictadura sevillana impide que crezca hacia el norte. Aunque la dictadura sevillana no ha ejecutado obras de canalización que debía haber terminado hace DIEZ AÑOS, manipula un plano de inundabilidad del Guadalhorce para impedirnos crear puestos de trabajo y urbanizaciones. Nos arrebató el Corredor Mediterráneo Europeo para dárselo a Sevilla. Nos obliga a desfigurar la Alameda para poner un monstruoso almacén encima de la estación del tranvía en su puerta. Infradota la Universidad de manera muy ofensiva. No paga comedores escolares. Desespera y descompone la sanidad de Málaga. No construye el tercer hospital prometido. No cofinancia ninguna iniciativa cultural en Málaga. Invade competencias de manera intolerable y agobiante.

A LA LUZ DE LOS HECHOS, NADIE PUEDE DUDAR QUE LA JUNTA ES PARA NOSOTROS UNA DICTADURA


En el colmo de la desfachatez, los dos partidos cómplices de los atropellos dictatoriales de Sevilla, se presentan en el ayuntamiento como “oposición”. Pero el PSOE e I.U. no son oposición en el devenir de los asuntos malagueños, porque ellos son corresponsables de los atropellos que nos dificultan, frenan y paralizan.

Trágicamente, tampoco podemos esperar nada del PP. Aunque el actual alcalde decía al principio que Málaga se había equivocado al someterse a la dictadura sevillana, ahora no dice ni pío porque su partido se lo impide. Del partido de los niños fantasiosos inconscientes tampoco “podemos” esperar más que muchísimo más de lo mismo.

Málaga no tiene más salida que buscarse las habichuelas por sí misma. 

CLUB BELLAS ARTES M ÁLAGA


malagaviva@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada