martes, 15 de julio de 2014

UN MALAGUEÑO EN YANQUILANDIA


Están tratando de que el parlamento de los Estados Unidos repare una enorme injusticia: no exhibir en su vestíbulo el retrato de uno de los prohombres que más facilitaron su independencia de Inglaterra: Bernardo der Gálvez, que derrotó a los ingleses en una batalla que resultó decisiva para el derrumbe del poder inglés en el continente.
Mientras el malagueño Mathias Gálvez era virrey de México, su hijo Bernardo era capitán general en Luisiana y otros territorios de lo que ahora es el sur de Estados Unidos. Ante el pertinaz y secular empeño de los ingleses de robar a España sus dominios (que tan mal defendieron nuestros antepasados a la larga), trataron de tomar todo lo que estaba bajo la protección de Bernardo Gálvez; este , dispuesto a impedirlo, reunió un ejército importante y fue echando a los ingleses de todas partes; uno de los sitios donde la corona inglesa se había hecho más fuerte era la bahía de Pensacola; Bernardo Gálvez quería expulsarlos y siquitrillarlos, pero la fuerza enemiga era poderosa y buena parte de las tripulaciones de Gálvez se resistieron a entrar en batalla;  entonces, Bernardo pronunció la frase que ha pasado a la historia: “Yo solo”. Mandó enrumbar su nave, sola, hacia las posiciones inglesas y entre el furor malagueño y las adhesiones posteriores, los ingleses fueron vencidos.
Esa victoria significó un fuerte debilitamiento del ejército inglés y todas sus posiciones en el continente, de manera que facilitó de modo muy importante la lucha de los independentistas yanquis.
Veremos o no el cuadro de Bernardo en el Congreso de los Estados Unidos, Pero nadie puede quitarnos la historia.
Málaga se mueve
CLUB BELLAS ARTES MÁLAGA
Participa  malagapuede@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada