domingo, 6 de julio de 2014

¿MÁS MUSEOS O… QUÉ?

La cuantiosa apertura de museos de Málaga causa asombro en toda Europa. Lo cierto es que con la mala fama que teníamos de ciudad de tabernas sin librerías, estos museos representan un importante avance.
Pero…
La llamada “oposición municipal”, o sea, los dos partidos que mienten y tergiversan en busca de seducir a votantes, pregonan a diario el “excesivo gasto en museos”. No podemos perder de vista que esta clase de “opiniones electoralistas“ tenemos que oírlas con orejas muy alertas. Cualquiera puede opinar que se gasta mucho en gasolina, pero sin gasolina no andan los coches. Hace apenas una década, Málaga, lamentablemente, era lugar de paso del turismo; nadie puede ignorar los grupos de turistas que vemos en la actualidad por todo el centro, visitando no sólo museos, sino gastando bastante en compras y restauración y creando, de paso, puestos de trabajo. Si se contempla en conjunto la actuación de tales facciones, podemos comprender que les moleste muchísimo que se esté activando tanto nuestra economía local.
Tal vez sea hora de mirar el asunto con cierto cuidado. La llegada del Pompidou va a ser muy significativa, porque llenará un hueco que sólo ocupa parcialmente el mal llamado CAC. En cambio, no está tan claro en cuando al Museo Estatal Ruso; habría sido formidable que consiguiéramos una sección del Hermitage, porque eso sí es gran arte de escala mundial.

También es hora de plantearse si ese aspecto de nuestra vida cultural está o no suficientemente cubierto ya. Salvo que creemos museos ORIGINALES, INSÓLITOS E IRREPETIBLES, no me parece que necesitemos más depósitos de arte. Pero según la composición demográfica de la provincia, tal vez deberíamos empeñarnos a partir de ahora en que cuatro o cinco universidades de prestigio mundial abrieran sucursales aquí, prestándoles alguna ayuda. Todos podemos calcular cuáles universidades serían las más interesantes, y nosotros tenemos nuestras preferencias pero... Hace muchos años, varios de nosotros escribimos y hablamos sobre la necesidad de crear en Málaga un parque temático sobre la historia y leyendas del Mediterráneo. El ayuntamiento ni siquiera se lo planteó, porque, enojosamente, la corporación de esta ciudad no quiere ni oír ideas que no procedan de sus cabecitas. Pero nosotros hablamos de ese parque temático durante dos o tres años y, de repente, tal vez por casualidad, crearon “Terra mítica” en Alicante. Si ahora hablásemos de universidades que seguramente estarían interesadas en tener alumnos suficientes en lugares extranjeros, tememos que alguna “vecina” se ponga a ello, mientras el ayuntamiento local canta a la estela de las jábegas.
Es que, además, de las corporaciones que hemos conocido durante la democracia, ni una ha tenido en cuenta el inmenso negocio turístico que Málaga se pierde por no disponer de infraestructura hotelera de playa e incentiva sólo hoteles urbanos en lugares imposibles de la ciudad vieja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada