lunes, 22 de abril de 2013

NOTA DE ARGENTINA SOBRE SU PAISANO PAPA




Quiero contarte una historia maravillosa que nos tocó vivir
con el entonces Cardenal Bergoglio, hoy el PAPA Francisco.


Mi esposa , mi hijo Eduardo, mi hija Emilie y yo vivimos hace 3 años en Canadá por temas laborales.

Hace 6 meses decidimos bautizar a nuestra hija en Argentina y queríamos que el padrino sea mi cuñado Federico Abálsamo.
Cuando le preguntamos a Federico, nos dijo que a él le encantaría pero que necesitaba bautizarse para ser padrino.
La familia de mi esposa es una familia mixta Judeo -Católica, ya que la madre de mi esposa es Judia y el padre es Católico.
Los padres siempre le dieron a ellos la opción de elegir su religión.
Mi esposa elijió la religión Católica, su hermana, Carolina, la religion Judía y el hermano Federico, siempre estuvo mas cerca del catolicismo, pero nunca se bautizó.
Entonces esa era una Buena oportunidad para él hacerlo.
Empezó a averiguar para bautizarse en varias parroquias, pero ´comprobó que todas tenían algunas condiciones previas para concretarlo (curso prebautismal y un trámite burocrático para hacerlo).
Por ese motivo, Federico nos llamó y nos agradeció que lo hayamos elegido como padrino, pero que no se había podido bautizar por las trabas que había encontrado para hacerlo y que, dado el corto tiempo que faltaba para el bautismo, le iba a resultar imposible.
MI esposa no se resignó y decidió hacer un llamado telefónico a la Arquidiócecis de Buenos Aires, para intentar hablar con el Cardenal Bergoglio (eso ocurrió a mediados del mes de noviembre de 2012, o sea cinco meses atras aproximadamente) y pudo hablar con la secretaria de Bergoglio quien le escuchó atentamente toda la historia y le dijo que se lo iba a trasmitir al Cardenal.
Quince minutos mas tarde sonó nuestro teléfono, era el mismísimo Cardenal Bergoglio para preguntarnos en qué nos podia ayudar.
!No lo conociamos, no nos conocía y sin embargo nos llamó!
Mi esposa le relató nuevamente lo que nos pasaba, así como su historia familiar, y Bergoglio le respondió que con mucho gusto iba a bautizar a Federico, y que por lo tanto fuese ese mismo sabado a la Catedral, ¡que él mismo lo iba a bautizar!
Así lo hizo, y cuando Bergoglio concluyó con el rito del bautismo de nuestro hijo Federico le dijo estas palabras:
¡Jamás se olvide de sus raices Judias!
¡Increible persona!
Como si eso fuera poco, Bergoglio se ofreció también a Bautizar a mi hija; nosotros no podiamos creer que ¡el mismísimo Cardenal Bergoglio bautizara a nuestra hija!
El Cardenal para esta ocasión, se tomo la molestia de venir desde su casa a la iglesia de San Martin de Tours, un sabado a la tarde, con el solo objeto de bautizar especialmente a nuestra hija, sin conocernos y ¡con toda la humildad de un grande!.
Tuve la alegría de conocerlo y de hablar personalmente con él, concluyendo que se trata de una persona extraordinaria.
Me gustaria mucho que publiquen esta historia dado que ella habla mucho de su humildad y de como él piensa e interactúa con las demás religiones hermanas.
Realmente ¡un ejemplo increible!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada