martes, 19 de noviembre de 2013

IDRIS, UN VALEROSO REY DE MÁLAGA

Rey de la taifa de Málaga nacido hacia 995 y muerto en Bobastro el lunes, 8 de octubre de 1039. Su corto reinado se desarrolló en paz gracias al apoyo de los elementos eslavos y beréberes de su corte que lo elevaron y al apoyo de las taifas que adoptaron la causa hammudí frente a la andalusí.

Perteneciente a la facción de los hammudíes, de origen beréber y con ascendencia árabe, Idris fue hijo de Alí ibn Hammud y de Labbuna, una hija de Muhammad al-Arizal y hermano de Yahya ibn Alí, que había sido califa de Córdoba entre 1021 y 1023 y después se estableció de forma independiente en el territorio de Málaga. Tuvo también Idris una hermana, cuyo nombre no han recogido las crónicas, y que casó con Muhammad, hijo del también califa hammudí al-Qasim.

 Durante el califato de Alí ibn Hammud, Idris se encargó del gobierno de Málaga, que era la cabeza de puente que habían establecido los hammudíes en España; su hermano Yahya ejercía el gobierno de Ceuta, que anteriormente había desempeñado su padre. En 1018 Idris se convirtió en hombre de confianza de su hermano, cuando al-Qasim ibn Hammud, tío de ambos, sin respetar el testamento político de Alí ibn Hammud, que había nombrado heredero del califato a Yahya, se hizo proclamar califa en Córdoba. Aquel año Idris fue enviado por Yahya a Marruecos, mientras que él mismo afianzaba su dominio sobre Málaga, esperando la ocasión de derrocar a al-Qasim y dar así cumplimiento al testamento de Alí ibn Hammud. En 1021 Yahya accedió al trono califal y nombró a Idris su heredero, aunque más adelante cambió su decisión y nombró heredero a su hijo Hassan.

 A la muerte de Yahya (1035) sus hijos eran muy jóvenes y el eslavo Abu-l-Fawz-Nachá y el beréber Abu Chafar Ahmed ibn Abi Musa ibn Baqanna, clientes de los hammudíes y que habían desempeñado cargos de gobierno con Yahya, ofrecieron a Idris el trono de Málaga, que tras la descomposición del califato (1031) se había declarado independiente y cuyos gobernantes, desde Yahya, se habían titulado califas. Idris, que se encontraba en Marruecos, recibió noticia de su elección y viajó a Málaga, donde en noviembre de 1035 fue proclamado califa a condición de que nombrase heredero a su sobrino Hassan y le entregara el gobierno de las plazas africanas. Posteriormente recibió el juramento de fidelidad del pueblo de Málaga y las comarcas vecinas y el reconocimiento por parte de las taifas de Granada y Almería. Idris adoptó el título de al-Mutayyad bi-Llah y desde al menos 1037 emitió moneda desde Málaga con su nombre. En 1036 mandó estrangular a su tío al-Qasim, que había sido capturado a principios de 1024 por Yahya y encerrado en el alcázar de Málaga; después ordenó entregar el cadáver a sus hijos, sus propios primos Muhammad y Hasan, que a la sazón vivían en Algeciras.

 Idris nombró su ministro y mentor a Ibn Baqanna, que además desempeñó el cargo de jefe de su secretaría cancilleresca y designó a Nachá como consejero y vigilante del príncipe Hassan, a quien nombró gobernador de Ceuta. A finales de 1039 Idris se vio obligado a intervenir en la lucha que sostenían las taifas de Granada, Almería y Carmona contra Abul Qasim Muhammad de Sevilla. En septiembre de aquel año envió un ejército bajo el mando de Ibn Baqanna para socorrer a Muhammad I de Carmona, que había sido atacado por el régulo sevillano. Tras la victoria de los aliados en Écija, el 5 de octubre de 1039, Idris cayó gravemente enfermo y fue trasladado de Málaga a Bobastro, donde murió poco después victima de la enfermedad que lo aquejaba.

 Según las crónicas Idris fue un buen gobernante y se distinguió por su generosidad y su talento, que posibilitaron un reinado en paz durante sus cuatro años de califato. Como venía sucediendo con las anteriores sucesiones de los monarcas hammudíes, su testamento político fue ignorado -recordemos que había nombrado heredero a su sobrino Hassan- y el mismo día de su muerte fue proclamado califa en Málaga su hijo Yahya. Idris tuvo además otros hijos, entre los cuales los historiadores citan a Alí, el primogénito que murió antes que su padre, Muhammad y Hassan.
(La web de las biografías)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada