jueves, 4 de octubre de 2012

MÁLAGA MISTERIOSA Historias de los fenómenos paranormales más impactantes de la provincia

Del misterio de la calle Cister, los fantasmas del Cortijo Jurado y de las leyendas del edificio del Centro Cívico mucho se ha escrito. Se trata de leyendas que casi todo el mundo conoce. Sin embargo, de las historias de los más de cien pueblos que conforman la provincia malagueña poco sabemos. Por ello el periodista e investigador José Manuel Frías puso en marcha una particular ´cruzada´: recorrer los 101 pueblos de la provincia a la busca y captura de todo lo que oliera a misterio.
Una ´caza´ que ha sido plasmada en su última obra ´Málaga insólita. La ruta del misterio´.
Esta titánica labor, cuaderno de campo en mano, fue realizada a pie de carretera, entrevistando a historiadores y testigos, visitando coordenadas especiales y buceando en archivos y viejos legajos.
"Este proyecto concreto ha durado cuatro años, desde mediados de 2003 hasta mediados de 2007. Cuatro años muy intensos saliendo a investigar al menos 3 o 4 veces por semana, visitando lugares, hablando con testigos y gente mayor. Una labor con la que he aprendido mucho, con la que he disfrutado como nunca, y que me ha hecho abrir los ojos a una realidad que creía inexistente: el misterio está en cualquier rincón, en cualquier pueblo, en cualquier pequeña aldea…",
Este periodista malagueño cuenta con una amplia experiencia profesional, tiene publicados varios libros, sin embargo éste es su proyecto más ambicioso y totalmente diferente a los demás. "Este libro marca una diferencia abismal en mi carrera literaria, porque va más allá del típico libro de misterios. No hablo en él de los grandes casos, sino de pequeños fragmentos de la memoria popular de los pueblos de Málaga. Y en él se dan cita toda clase de enigmas, desde lo más clásicos como fantasmas y ovnis, hasta misterios religiosos, históricos y arqueológicos", dice el periodista.
Sin duda, una obra excitante que para su autor es una forma de recoger todas las historias que contaban los abuelos y que seguramente en corto periodo de tiempo desaparecerían. ´Málaga insólita. La ruta del misterio´ será un legado de estas leyendas.

Prodigios
La comarca de la Axarquía es la que más material de investigación ha ofrecido a Frías. Multitud de historias sobre luminarias en el cielo, espantos que vigilan cruces de caminos, prodigios religiosos, figuras milagrosas y encuentros con seres de origen desconocidos. "La comarca de la que más casos he sacado es la Axarquía. Pero luego te encuentras con que uno de los pueblos que más leyendas conserva es Estepona, en plena Costa del Sol. Así que lo importante en sí no es el número de misterios sino el interés de los mismos". Uno de los casos que resalta el autor es el Cristo de Ardales, el cual es conocido por salvar a los vecinos del municipio de una hecatombe meteorológica, una serie de hechos inexplicables que llevaron a la salvación del pueblo y fueron atribuidos al Cristo de Retamar.

'Málaga Insólita. La ruta del misterio': "La otra cara de la provincia malagueña, la obra nunca antes escrita"

Este libro de Jose Manuel Frías tiene 240 páginas y ha sido editado por Círculo Rojo, tendrá un precio de venta de 15 euros y ya se puede comprar a través de la página web: www.limitesdelarealidad.com. Frías, como malagueño y amante de su tierra, ha luchado con empeño por desentrañar sus enigmas. Durante cuatro años ha recorrido cada uno de sus 101 pueblos, para rescatar toda clase de misterios de la memoria popular. "Ha sido un proyecto apasionante para mostrar la otra cara de la provincia, la obra nunca antes escrita", agrega.
La obra: un proyecto que se encuentra entre los limites de la antropología y el misterio

Para el autor, la obra se ha convertido en una auténtica experiencia que le ha sobrepasado en el ámbito profesional y personal. Según Jose Manuel Frías, este proyecto era sin duda "una caza de misterios pero acabo rozando la antropología". "En un primer momento buscaba el misterio. Pero cuando me adentré en la ruta, ese interés quedó relegado a un segundo plano, dejando lugar a algo que comenzó a preocuparme. Me di de que esas historias que la gente me narraba, sobre todo los más ancianos, forman parte de una memoria popular condenada a desaparecer".

Almáchar.
El Cristo de la Banda Verde: el salvador de los pescadores malagueños
La parroquia destaca sobre el resto del pueblo por su majestuosidad y su llamativa torre mudéjar. En su interior aparece una singular imagen de un Cristo, con una banda verde anudada en la cintura. Cuenta la tradición que durante un temporal, unos pescadores que se habían echado a la mar sufrieron el envite del viento y el agua, estando a punto de perecer ahogados. En un momento límite, invocaron a Dios pidiéndole una ayuda divina que los sacara de aquella situación tan extrema. De pronto, de entre la tormenta apareció una imagen de Jesucristo con una banda verde en la cintura. En sus manos portaba un madero, al cual los pescadores se aferraron y pudieron flotar hasta llegar a la costa con vida.
Cuentan los habitantes de Almáchar, que durante los dos días que duró la tormenta, la imagen del Cristo desapareció del templo y todos pensaron que alguien la había robado. Cuando ya la daban por perdida, apareció en el altar tras la tormenta, aunque su aspecto era diferente. Se encontraba con un rastro de agua salada. Debido a aquella leyenda y desde tiempos ya lejanos, el tres de mayo se celebra una fiesta en honor al Santo Cristo de la Banda Verde.

El Borge.
'El niño manco': ¿una casualidad o un milagro?
Semana Santa del año 1853. Las imágenes del Cristo y de la Virgen María salieron de la iglesia mientras la pequeña ´muchedumbre´ esperaba impaciente en el exterior. La costumbre era que ambos santos se cruzaran en la plaza del pueblo para que Jesús de Nazaret diera la simbólica bendición a su madre. Esa tarde, un vecino del pueblo, poco religioso, miró de reojo al Cristo mientras éste bendecía con su brazo elevado. En voz alta dijo: "Quién tuviera un hacha para cortar esa mano". Los que lo rodeaban lo miraron entre asombrados y molestos. Quiso la "casualidad" que su mujer embarazada alumbrara un niño manco, faltándole al niño la misma extremidad a la que hizo alusión su padre del Cristo de El Borge.

Almargen.
La piedra de la fertilidad: de leyenda a realidad
Corría el año 1992 cuando un señor de Almargen realizaba unas obras de reforma en los cimientos de su casa. Durante aquellas obras, el hombre descubrió enterrado una piedra con curiosa forma. La pieza fue estudiada por expertos y la datación determinó que la piedra era un ídolo de la fertilidad. Y así fue que al poco de descubrirse este objeto, una señora a quien los médicos le habían diagnosticado esterilidad, y que llevaba dieciséis años deseando tener un hijo, fue a tocar la pieza y quedó embarazada. Pronto el rumor se extendió, llegando a Almargen personas de todo el mundo. Existe un libro de firmas de todas las mujeres que han tocado la pieza y logran una tremenda facilidad para quedarse embarazada.

Bensmocarra.
El Cristo del Cortijo de Lucena: una imagen que perdura hasta la actualidad
?El Cortijo de Lucena, punto neurálgico de esta leyenda, se encuentra a las afueras del pueblo de Benamocarra, sobre una poca pronunciada colina. Tres siglos atrás habitaba en la casa un matrimonio bondadoso que acostumbraba a recibir con hospitalidad a los caminantes y mendigos, permitiéndoles reposar en casa. Uno de los mendigos que pasaba por allí de manera más frecuente era un extraño hombre de cincuenta años. Un día en que el matrimonio iba a visitar el pueblo de Benamocarra, llegó el mendigo a la finca. Los dueños lo acogieron con la amabilidad de siempre, y al regresar el matrimonio encontraron al mendigo junto a la puerta preparado para marcharse. El extraño hombre les informó que en la habitación donde había descansado, les había dejado un regalo, que esperaba que cuidaran bien y por mucho tiempo.Al entrar en la habitación, el matrimonio descubrió con alegría una curiosa y conmovedora imagen de un Cristo, pintado sobre uno de los muros de la pared. La imagen siempre fue respetada por los habitantes del cortijo. En tiempos de guerra existieron varias personas que intentaron destruir el dibujo. Aun así, el Cristo de Lucena ha sobrevivido hasta nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada