lunes, 26 de septiembre de 2011

CELTAS, LA PRIMERA UNION EUROPEA.



La cantera de los ritmos celtas

Del mismo modo que los estudiantes del Instituto Humberto Juanes de Nigrán saben situar Inglaterra e Irlanda en el mapa, los alumnos de St. John's Catholic Primary School, en Manchester, y del St. Cronan's School, en Bray, conocen dónde está Galicia. Los tres colegios llevan casi dos años estudiando lo que les une, que es mucho, y lo que les separa, menos de lo que parece, en el marco del programa Comenius, una acción educativa de la Unión Europea que favorece el conocimiento de la cultura compartida con preferencia por la pedagogía innovadora.
Tanto es así, que la grabación de un disco entre los tres centros educativos fue la actividad principal del programa, que llamaron Celtic Roots [Raíces celtas] porque ahonda en el patrimonio cultural de la cornisa atlántica europea, durante casi todo el curso pasado y todo lo que llevamos de este. "Pensamos en la idoneidad de la música por su capacidad de comunicación y como lenguaje universal que es, como fórmula para transmitir la cultura tradicional", explica la profesora Chus Álvarez, del Humberto Juanes, y una de las personas fundamentales en el proyecto.
El colegio le propuso la idea del disco a tres bandas al músico Segundo Grandío, vinculado a los estudios de grabación y discográfica Casa de Tolos, quien puso en marcha la logística que sumó al plan al gaitero moañés Xosé Manuel Budiño, al flautista Michael McGoldrick, nacido en Manchester pero, como muchos de sus habitantes, descendiente de irlandeses, y al guitarrista y productor musical irlandés Dónal Lunny. Cada uno de ellos ejerció como padrino musical de los escolares de sus respectivos países, y para estos pequeños intérpretes escogieron tres temas de su repertorio tradicional musical en gallego, inglés y gaélico, además de un tema común, The Anthem, resultado de la fusión de la canción irlandesa The ballad of St. Anne's Reel y la gallego-portuguesa O Pirimpimpín.
El colegio de Nigrán recibió la elección de Budiño y alumnos y profesores se pusieron manos a la obra. Emplearon los recreos y algunas horas más de clase además de las de música. Cuando el gaitero los visitó para realizar un ensayo conjunto, se quedó impresionado. "Sabían todas las letras, entonaban y tocaban la percusión, habían trabajado muchísimo y fue muy fácil para mí unirme al grupo", recuerda. En el videoclip que rodaron el pasado verano en Monte Lourido (Nigrán), el músico está rodeado por todos los alumnos del Humberto Juanes, casi 500 chavales de 3 a 12 años que no pararon de bailar durante la grabación a pleno sol. "El profesorado fue vital en todo momento, ya que se trataba de una grabación muy compleja", explica Grandío, quien se desplazó con su estudio móvil a Manchester y Bray acompañado por Chus Álvarez y la profesora de música del centro, Susana González. "La emoción también era muy evidente en los otros colegios, que vivieron la actividad como algo excepcional porque les permitió conocer a otros niños", evoca Álvarez.
Durante esos viajes, comprobaron la inmensa talla artística y personal de McGoldrick, miembro del grupo Capercaillie y ocasional músico de acompañamiento de Mark Knopfler, y de Lunny, músico, arreglista y productor de éxito de artistas como Elvis Costello y Clannad. También ha colaborado con los gallegos Luar na Lubre y Carlos Núñez, lo que amplió sus conocimientos sobre música gallega. En su opinión, la experiencia del disco Celtic Rootses algo más que refrescante. "La música acerca más que los idiomas", afirma. Lunny, toda una autoridad en la escena tradicional irlandesa, considera que los cambios, "en el buen sentido", son imprescindibles para la supervivencia de la música popular: "Para conectar con el público joven, es preciso que introduzcamos aspectos contemporáneos en la música tradicional sin que pierda su identidad".
Lunny, McGoldrick y Budiño se subieron a un escenario el sábado en Vigo, juntos por primera vez, en la presentación del disco y dvd Celtic Roots (Pai Música, 2010), editado en los tres idiomas y que contiene, además de cuatro videoclips, karaokes y una filmación que sintetiza todo el proceso, una detenida explicación sobre cada uno de los diez temas, lo que profundiza en esta herencia cultural. El concierto, que se desarrolló en el Conservatorio Superior de Música de Vigo, contó con la participación de Grandío, Rodrigo Romaní y Javier Feijóo, Chisco, en representación de una espléndida nómina de artistas trasatlánticos que aportaron su talento durante la grabación de los temas. A partir de ahora, el proyecto aún tiene espacio para crecer. "Acabamos de conocernos pero aquí está pasando algo", dijo Budiño, convencido de que no tardarán en verse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada