domingo, 1 de julio de 2012

El Círculo Mercantil de Málaga, vivo a los 150 años






La institución, fundada en 1864 pero inactiva desde hace 18 años, reanuda su actividad en Málaga con 50 socios y presidida por Federico Terrón

JOSÉ VICENTE RODRÍGUEZ-LA OPINION DE MÁLAGA

Tiene siglo y medio de historia a sus espaldas pero llevaba 18 años, desde 1994, en estado de hibernación a la espera de mejores tiempos para reanudar su actividad. Pese a la pertinaz crisis económica, éstos parecen al fin haber llegado. El Círculo Mercantil de Málaga, fundado el 2 de septiembre del lejano 1862, se presentó ayer de nuevo en sociedad para afrontar una nueva etapa presidida por Federico Terrón, que acompañado de una nueva junta directiva han renovado estatutos para reverdecer los laureles de esta institución surgida en su momento como punto de encuentro de la burguesía de la época.


Terrón, ejecutivo jubilado de Unicaja y exdirector de Política Económica y Financiera de la Junta de Andalucía en los años 80, afirma que el inminente 150 aniversario era la fecha idónea para reanudar la actividad del Círculo Mercantil, que pretende convertirse ahora en un lugar de debate periódico, al estilo de otras entidades como el club siglo XXI de Madrid. El Círculo arranca de momento con una cifra tope de 50 socios procedentes de todos los estratos profesionales y empresariales, y con un sólo tabú: no se aceptan políticos ni personas que hayan desempeñado recientemente cargos públicos.
«Somos un grupo de personas con pensamientos e intereses distintos, independientes, se podría decir que liberales, y con ganas de debatir y dar empuje a los temas claves de Málaga», comenta Terrón, que bromea sobre su propio caso, tras su antigua responsabilidad en la Junta. «Eso fue hace tres décadas, cuando todos éramos más idealistas, y la política no era una profesión». Junto a Terrón figuran como vicepresidentes en la directiva José Manuel Cabra de Luna, Ana Lozano y José Luis Aguilar (precisamente el que era presidente en 1994). Francisco Moreno como tesorero y José Estrada como secretario componen también una junta que es completada por Federico van Dulken, Francisco Cabezas, José Miguel Knorr, Manuel Moreno, Antonio Quintero y Javier Higueras.

El Círculo Mercantil de Málaga surgió casi al mismo tiempo que la Cámara de Comercio y casi como una prolongación de ésta. Tomando como referencia los clubes ingleses o la actividad de la ya existente Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga –que se fundó a finales del siglo XVIII–, el Círculo se convirtió en un lugar de reunión para los comerciantes e incipientes empresarios decimonónicos, en unos años donde no sobraban los lugares de esparcimiento social. La primera sede del Círculo Mercantil estuvo situada en el número siete de la calle Especerías, y entre sus actividades figuran algunas que hoy nos pueden parecer peculiares: fiestas de carnaval, grandes bailes, casino y actos sociales y culturales. Hubo una segunda sede en un recoveco de la calle Larios y por último se ubicó en la plaza de Félix Sáenz, donde estuvo hasta mitad de los 90.
Terrón recuerda que el Círculo fue conocido durante muchos años como «Villacalcetines» por el hecho de que los comerciantes se sentaban en unos sillones mientras los betuneros les limpiaban los zapatos, enseñando los calcetines a todos los que pasaban.

«El Círculo ha respondido en cada momento a las inquietudes de su tiempo. Al principio era un lugar de recreo, donde se podía jugar al dominó o al tute, discutir u organizar bailes de sociedad. Más tarde se admitieron a las mujeres como socios, y se echaban las tardes tomando café y de tertulia. A partir de los años 60 era un lugar donde reunirse a ver la televisión. Lo que ocurre es que las ofertas de ocio eran cada vez más variadas y el Círculo se fue quedando cada vez más vacío de contenidos. Hasta que en los años 90 se decidió detener su actividad», rememora el actual presidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada