martes, 17 de junio de 2014

El insólito caso del barbero de calle la Unión.

Hace poco, tuve que recorrer calle Unión por unos trámites. Paseaba por dejar pasar el tiempo a causa de mi puntualidad, tan desacostumbrada en Málaga, cuando se me ocurrió que necesitaba cortarme el pelo. Ahora, los barberos quieren llamarse “peluqueros” y la mayoría ni siquiera afeitan. Encontré una barbería llamada Peluquería 1991, en una callecita llamada Andarax. El barbero estaba barriendo, pero no atendía a nadie en ese momento, por lo que me invitó en seguida a sentarme. Ya en faena, me di cuenta de que todo el local era muy nuevo, aunque con un estilo minimalista y con elementos (como palés) no muy ortodoxos, pero todo usado con gran imaginación y sentido del gusto. Entonces caí en la cuenta de que el barbero era joven, a pesar del embozo de la barba. Le pregunté si la barbería llevaba poco tiempo abierta y me respondió que sí. En seguida, le pregunté si era el dueño, con una nueva afirmación.
Especulé que podría ser muy joven, tal vez menos de 30. Me respondió que tiene 22 (de ahí el 1991 del nombre. Asombrado, creí que el local sería de su padre; me informó de que lo había instalado él por su cuenta y sin ayuda de nadie. Con el asombro en aumento, le hice la pregunta más impertinente: “¿Pero ha recibido usted formación?”. Me respondió que había hecho un cursillo cuando pensó en cómo buscarse un puesto de trabajo.
Salí con la determinación de volver cada vez que necesite un corte de pelo, aunque vivo lo menos a cuatro o cinco kilómetros de distancia.
El barbero se llama Adrián y es sorprendentemente educado. Se me ocurre que si nuestra sociedad produce ejemplos así, tan dignos de ser imitados por sus semejantes, tal vez tengamos arreglo.

EL BLUB BELLAS ARTES DE MÁLAGA sería un vehículo formidable para impulsar iniciativas que mejoren nuestras vidas. Participa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada