viernes, 26 de febrero de 2016

ALBERT RIVERA SE CONVIERTE EN FANÁTICO ESCUDERO DEL PSOE.


El medio malagueño Albert (Alberto) Rivera PARECÍA QUE IBA A SER EL POLÍTICO ATEMPERADO, REFLEXIVO Y SERENO QUE NECESITAMOS. Pero NO.

¿Será un quintacolumnista que nos ha mandado el racismo/independentismo catalán? Porque de repente, exige en su contrato con Pedro Sánchez una de las reivindicaciones más peleonas del racismo/independentismo: Suprimir las provincias, suprimiendo antes las diputaciones.

Concretamente en Málaga (su media patria chica) la diputación provincial es indispensable. Desde que nos obligaron a someternos y humillarnos ante Sevilla, la única institución que actúa “en malagueño” es, precisamente, la Diputación. De depender de la junta enemiga, jamás se hubiera restaurado el Caminito del Rey, creado “Sabor a Málaga” ni reivindicado la finalización (maliciosamente interrumpida por la junta enemiga) de la CARRETERA DE ARCO.


ALBERT RIVERA, REFLEXIONA ANTES DE HACER ESTAS ESTUPIDECES. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada