domingo, 31 de enero de 2016

LA GENTILEZA ES UN MAGNÍFICO NEGOCIO


Resulta exasperante acercarse a la barra de cualquier cafetería y que el camarero o camarera le pregunten a uno “¿qué te pongo?”. La fórmula no podría ser más falta de educación. Por un lado, representa que camareros mucho más jóvenes que uno e inclusive adolescentes nos traten de tú; por otro lado, muchas veces dan ganas de responder: “Polvos de talco en la entrepierna”. Ignoro por qué los camareros y dependientes de Málaga evitan la palabra ” servir”; los camareros y los dependientes “sirven”, como sirven los gobernantes e inclusive el Rey. Desterrarla del lenguaje inteligible es sin duda una cuestión grave de complejos personales.


Los patronos y dueños de tales cafeterías no se han dado cuenta de que sus empleados molestan a las personas mayores y hasta las obligan a dar media vuelta y marcharse. El trato educado y gentil en un mostrador es un incalculable generador de beneficios, porque los buenos modos, las sonrisas y la gentileza  representan un magnífico negocio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada