domingo, 15 de noviembre de 2015

450 AÑOS QUERIENDO ECHAR AL GUADALMEDINA

De 1559 es la propuesta más antigua para desviar el río Guadalmedina y acabar con los desbordamientos cíclicos


En cuatro siglos y medio han sido muchos los proyectos para solucionar el problema. Hasta la fecha, agua de borrajas

Si las cosas de palacio van despacio, las hidrológicas se toman especialmente su tiempo. Felipe II apenas llevaba tres años en el trono y Cervantes era un mozuelo: hablamos del año 1559 y ya por entonces el Cabildo de Málaga se planteó desviar el río Guadalmedina detrás de los conventos de la Trinidad y El Perchel, «por cima de los Percheles», por la cantidad de barro que soltaba y que obstruía el primitivo muelle de Málaga, en construcción. La ciudad hacía tres años que había estrenado la fuente de Génova en la plaza mayor y ya se preocupaba por el río, que en su tramo urbano no estaría encauzado con paredones hasta finales del XVIII, gracias a José y Miguel de Gálvez –los paredones aumentarán de altura en 1917, una década después de la famosa riá–.

450 años han pasado desde ese plan del Cabildo y la ciudad continúa planteándose desviar el río, una necesidad que ya era acuciante en el siglo XVI, después de que la tala salvaje de sus laderas a partir de la conquista de los Reyes Católicos (1487) para plantar viñas, pero también para construir cajas, toneles y hacer carbón con la madera, convirtiera el Guadalmedina en un río impredecible, capaz de inundar la ciudad en pocas horas pero también sus huertas cercanas y causar terribles estragos.
Alfonso Vázquez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada